El Estado soy yo

PUNTO Y COMA;

Por Roger Laid

EL ESTADO SOY YO

 (l’Etat c’est moi) es el lema del absolutismo acuñado por el rey de Francia y Navarra Luis XIV desde 1643 hasta su muerte en 1715. Una expresión que en aquellos tiempos generaba temor ante la imposición del poder, no había discusión alguna donde exigiera le reconocieran que tenía la razón, ya que esperaba que todas sus propuestas fueran aceptadas sin cuestionamientos.

 Conocido también como “El Rey Sol” Su gobierno practicó una política de centralización administrativa y favoreció a los burgueses, quienes pudieron tener acceso al Consejo del Estado esto logrado bajo actos de corrupción a los cuales les llamó acuerdos.

Logró una especie de unidad religiosa sostenida con alfileres, Luis XIV avanzaba y se dispuso a dictar las directrices necesarias para conseguir reducir el poder de la nobleza. Para ello contó con una táctica inteligente y pacífica, no los enfrentó ni llamó “fifís”: no había mejor forma de controlar a una ociosa aristocracia, siempre deseosa de medrar en política, que vigilar de cerca. Para ello era necesario que la corte fuera un lugar de presencia obligada y, de ser posible, deseable para cualquier aristócrata que se preciara. Algo parecido a lo que ofrecían los romanos en sus circos y teatro, pero en Francia sería para la clase media, bueno le llamemos aristocracia.

¡ME VOY A PALACIO!

Para lograrlo contaba con un excelente instrumento: Versalles. Ubicado a las afueras de París que lo convirtió en una espectacular residencia. Imagino que Luis XIV no ofreció conferencia de prensa y dijo que no viviría en el “castillo de luxe” (algo así como Los Pinos) donde sus antecesores (incluyendo su padre que lo llevó al poder) habían vivido la vida loca y Luis XIV se fue a vivir a Palacio Nacional, perdón en mayo de 1682 se trasladó a Versalles oficialmente junto con toda la corte.

Los nobles, de nuevo o antiguo cuño, no opusieron resistencia a la hora de acompañar al soberano al más suntuoso escenario jamás conocido. El monarca había conseguido su objetivo. Los nobles iban a permanecer a los pies del trono la mayor parte del año. Se llama control, algo parecido a la repartición de notarías, diputaciones, subsecretarías, presupuestos, libertad a la compra sin concursos etc.

Luis XIV repartió los cargos más importantes de la administración del reino entre plebeyos o nuevos aristócratas. La medida le aseguraba su fidelidad y le permitía apartarlos de sus puestos si no compartían u obedecían sus criterios.

Así, con el Tercer Estado bien asentado y la nobleza sometida a la Corona, tanto por agradecimiento como por miedo a perder su privilegiado, vivieron en acuerdos una situación que se llegaría hasta el estallido de la Revolución Francesa.

“LA PRENSA SE REGULA CON LA PRENSA”

 Recuerda Andrés Manuel López Obrador que la prensa en el porfiriato era sometida, abyecta, rastrera, y se desata en contra de Madero y de allí surgió una frase que les dijo  “Le muerden la mano a quien les quitó el bozal” sin duda que en aquella ocasión no tenía cómo justificar la libración de un narcotraficante y por ello señaló esto en la mañanera del 31 de Octubre del año pasado donde con evasivas e historia se salió por la tangente, recordó esa frase.

OBSERVACIÓN SOCIAL

El Déspota de Macuspana, aunque acostumbrado a navegar en aguas turbulentas, es obvio que se encuentra incómodo. Por un lado, la mañanera (el circo) ha requerido que se le adicionen secciones para continuar atrayendo la atención del respetable.

La periodista Carmen Aristegui parece haber pintado su raya, igual que lo han hecho miembros del gabinete que han observado, analizado y concluido que el presidente es eso: Un Déspota que se encuentra por encima de las leyes.

El quién es quién de las mentiras, a Carmen Aristegui este ejercicio le parece un absoluto despropósito del presidente el que se erija en poseedor de la verdad y que se atreva a hacer un ejercicio de esta naturaleza. Andrés Manuel López Obrador se equivoca y atiza el fuego, trata de someter a cuanta institución y voz que indique lo contrario a sus intenciones, se ha convertido en un Luis XIV solo falta que grite “El Estado soy yo…y yo soy la verdad”. Y me pregunto que ante las descalificaciones del presidente a los periodistas ¿Cuánto tiempo soportará sin ofrecerle la réplica en general que se merece?  

La línea de flotación del discurso amloista ha desaparecido por completo entre las contradicciones de ayer y hoy, y con este colofón convertido y recordado de las caricaturas del ayer, el Señor López es ahora una caricatura del presidente; es decir, de sí mismo.

PUNTOS SUSPENSIVOS…

No me apoyo en la industria del rumor, pero que se escuche de gente muy cercana al máximo líder de MORENA que Carlos Morales ni es bien visto en el partido y que se apoye en la figura del gran político Placido Humberto (su hermano) y eso haya causado cierta incomodidad al grado que han dejado de presentar interés en que se lleve el triunfo al estado sureño. Más de uno del equipo lo sabe… La desatención del rector de la UNACH a las cuestiones de salud por mantenerse en otros negocios podría ser objeto de una revisión a fondo de ciertos recursos… Ampliaremos… El PVEM en Chiapas está en serios problemas y es que de la líder Valeria Santiago nadie sostiene que haya recibido un solo peso para gastos de campaña, por lo que su padrino el senador Manuel Velasco Coello está metido otra vez en los señalados de quedarse con esos recursos. El PVEM fue señalado de hacer negocios con las candidaturas, por cierto, el senador Eduardo Ramírez Aguilar ya renunció a su militancia y sigilosamente avanza en otra ruta.