En los cuernos de la luna

ENSALADA DE GRILLOS

Por Ciro Castillo

EN LOS CUERNOS DE LA LUNA

Andrés Manuel López Obrador sigue en los cuernos de la luna. Pasan las semanas y los meses, pero su popularidad se mantiene en niveles envidiables (62 por ciento al cierre de 2020).

Ni la pandemia del COVID19 le ha restado aceptación, principalmente entre un gran sector de personas que viven al día, quienes siguen creyendo en él y dándole chance, pues son beneficiarios de algún programa social.

El mandatario sabe llegar a ese sector que le festeja todo: la venta fallida del avión presidencial; el no uso del avión presidencial y al contrario, los viajes en aviones comerciales; el combate a la corrupción y el frecuente ataque a los fifís y “neoliberales”.

Este martes, en su mañanera, el Presidente de México tuvo como invitado especial a su homólogo de Argentina, Alberto Fernández, quien está por concluir una gira de tres días.

Como si estuviera más envalentonado que nunca, López Obrador se lanzó contra la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a quien acusó de estar “como florero”, mientras los países ricos acaparan las vacunas contra la pandemia de la COVID19.

Secundado por Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores y el visitante argentino, el tabasqueño reclamó la tibieza de la ONU en el llamado mecanismo COVACS, el cual, presuntamente ayudaría a repartir “equitativamente” las vacunas contra el coronavirus entre ricos y pobres.

¿Será que AMLO se siente tan popular que, se atreve a lanzarse contra quién sea? ¿Será que estos choques frontales, por ejemplo, contra los diarios Reforma y El Universal, traen jiribilla? ¿El mandatario mexicano sabe que la confrontación, especialmente entre sus seguidores, le genera dividendos políticos y le permite mantener su popularidad?

Si algo tiene Obrador, con quien podemos estar o no de acuerdo en su estrategia, es que sabe leer perfectamente la política mexicana. Él, seguros estamos, tiene bien medido el efecto de la confrontación continua. Le sabe sacar jugo a la camorra y se sabe en los cuernos de la luna…

UN JAGUAR EN EL SENADO

El chiapaneco Eduardo Ramírez, si bien no anda en los cuernos de la luna, sigue agarrando callo en las más altas esferas de la política mexicana.

Este martes, después de un mutuo reparto de halagos entre AMLO y Alberto Fernández, El Jaguar tuvo oportunidad de recibir al mandatario argentino, quien se trajo el avión de Lionel Messi por módicos 160 mil dólares.

El senador, originario de Comitán, destacó la alianza que México y Argentina han hecho para gestionar vacunas para millones de mexicanos que ven en ellas una esperanza de vida.

Juntos, ambos gobiernos hicieron equipo para ayudar a fabricar la vacuna de AstraZeneca, que ahora mismo se envasa en territorio mexicano.

Eduardo Ramírez sigue en su chamba, en lo suyo, haciendo política, para lo que venga, para lo que se ofrezca…