El testamento

A ESTRIBOR

Por Juan Carlos Cal y Mayor

EL TESTAMENTO

La semana pasada el presidente López Obrador fue internado en el hospital central militar -según el comunicado oficial- para una revisión de rutina en la que le realizaron un cateterismo. Como nuestro deporte nacional es la rumorología, comenzaron a darse las especulaciones. Nada que no hubiera de saberse más temprano que tarde. Por eso, al día siguiente, el presidente emitió un mensaje desde su despacho en palacio nacional. 

CATETERISMO

Antes de abordar lo dicho por el mandatario hay que precisar en qué consiste un cateterismo para tenerlo en claro.  Se trata de un procedimiento en el que se guía un tubo fino y flexible (catéter) a través de un vaso sanguíneo hasta el corazón para diagnosticar o tratar determinadas afecciones cardíacas, como la obstrucción de las arterias o los latidos irregulares. No es precisamente una revisión rutinaria -como señaló el boletín- sino necesaria en caso de que la persona presente un malestar. Teniendo en cuenta que ya es público que en 2013 tuvo un infarto que provocó su internación, se tiene antecedentes como para no tomarse las cosas a la ligera. Lo recomendable en estos casos es guardar el debido reposo posterior al tratamiento.

EL MENSAJE

Aún así al día siguiente el presidente grabó un video para retrasmitirlo y evitar las habladurías que generaba su ausencia. Hay que tener en consideración que el presidente ha sido omnipresente dada su presencia mediática permanente. De ahí la ingente necesidad de aparecer en los medios. Su mensaje también dio pie a toda una serie de comentarios. La mayoría de los críticos se fue con el tema del testamento político alegando que la constitución establece que hacer en caso de ausencia del presidente. No es ese el meollo del asunto y no merece ni discutirlo. Es un muy posible que dispuso que hacer en caso requerir más tiempo para su recuperación o incluso en un escenario fatal y no es para menos.

¿QUÉ DICE LA CONSTITUCIÓN?

Al efecto la Constitución señala que el presidente puede solicitar licencia para separarse del cargo hasta por 60 días. Suponiendo que se tratara de un tratamiento mayor se podrá reincorporar en cualquier momento y entraría en funciones el Secretario de Gobernación. Si la falta se vuelve absoluta por indisposición o falta del presidente entonces entra en funciones el Secretario de Gobernación de manera “provisional” lo cual no le impide ser electo sustituto para concluir el periodo. 

Quien elige al presidente es el Congreso de la Unión, es decir la cámara de senadores y la de diputados que reuniendo mediante convocatoria a una sesión extraordinaria con las dos terceras partes del número total de los miembros de cada Cámara, se constituye inmediatamente en Colegio Electoral y nombra en escrutinio secreto y por mayoría absoluta de votos, al presidente Sustituto. 

EL TESTAMENTO

Yo no le veo caso el discutir que el testamento político tenga validez jurídica porque no es así y la ley prevé qué procede. Lo que quizás preocupa al presidente es instruir qué hacer en cualquier escenario para evitar una muy probable crisis institucional y política por su ausencia. Suponiendo que entrara, por ejemplo, en una terapia intensiva y después se recuperara, es previsible que pueda dejar suscrita una licencia temporal en caso necesario. De otra manera se generaría un vacío legal. Hasta ahí no dejaría de ser un acto de responsabilidad tomar también las previsiones políticas pues no es un asunto cualquiera, sino que se trata de la estabilidad política del país.

PRESIDENTE “POR UN TIEMPO”

Por supuesto que no se le desea ningún mal al presidente. Tampoco se trata aquí de especular, pero sí clarificar lo que procede en cualquier escenario legal. Por el tono del mensaje, se nota que al presidente sí le preocupa lo que pueda suceder. No dijo “hay presidente para rato” sino “por un tiempo”.  A como están integradas las dos cámaras se requiere la mitad más uno de votos de los diputados y senadores presentes para tener la mayoría “absoluta” que prevé la constitución a diferencia de la mayoría “calificada” que representan dos terceras partes en el caso de reformas constitucionales. 

EN MANOS DE MORENA

No vale la pena especular ni hacer conjeturas de lo que sucedería en lo político, pero es un hecho que Morena siendo el partido dominante tendría que lograr un acuerdo político sin dejar de considerar que Adán Augusto López sería el presidente en funciones. Durante dicho proceso y con todo lo que ello implica, no habría objeción legal para que él mismo pueda resultar electo. Por lo pronto hay que desear que el presidente se encuentre bien de salud. No vale la pena aventurarse por tener una intensa actividad de trabajo que lo pueda exponer a un riesgo innecesario.

error: Alert: Content is protected !!