Muere mexicana abandonada en un hospital de Los Ángeles tras noche de fiesta

Estados Unidos.- La arquitecta mexicana Hilda Marcela Cabrales Arzola, que fue abandonada a las puertas de un hospital de Los Ángeles con una sobredosis de heroína, fue desconectada de las máquinas que la mantenían con vida y sus órganos fueron donados, informó la familia de la migrante.

Cabrales cumplía 27 años el lunes 29 de noviembre, fecha que su familia escogió para desconectarla de los aparatos que la mantenían viva.

El caso de la mexicana y de su amiga Christy Giles llamó la atención de las autoridades de Los Ángeles después de que las jóvenes salieran de fiesta la noche del 12 de noviembre y solo se volvió a saber de ellas cuando fueron dejadas frente a dos diferentes nosocomios de Los Ángeles por hombres encapuchados.

Giles fue declarada muerta en el hospital en el que fue abandonada, mientras Cabrales aún tenía signos vitales cuando fue encontrada pero los médicos luego la declararon con muerte cerebral.

Luis Cabrales, padre de la mexicana, dijo a medios locales que se encontró una gran cantidad de heroína en el sistema de la joven, pero puso en duda que su hija consumiera la droga de forma voluntaria.

En el cuerpo de Giles también se encontró una gran cantidad de esa droga.

Según la Policía de Los Ángeles, dos hombres encapuchados que manejaban un auto sin placas dejaron a Giles en un hospital de Culver City, en el condado de Los Ángeles, donde fue declarada muerta.

Dos horas después, Cabrales fue dejada en otro hospital en el oeste de Los Ángeles, donde finalmente fue desconectada este lunes.

Jan Cilliers, esposo de Giles, dijo a la televisora KTLA que las circunstancias que rodearon la muerte de su esposa son sospechosas pues sostiene que su esposa no consumía heroína.

Las dos jóvenes estaban en una fiesta cuando aparentemente conocieron a un hombre que las invitó a otra reunión en Hollywood Hills, según el padre de Cabrales.

Los detectives de homicidios de la oficina oeste del Departamento de Policía de Los Ángeles indicaron que están investigando cualquier posible agresión sexual o crimen. También están considerando la posibilidad de un consumo voluntario de la droga.

La mexicana había llegado a Los Ángeles hacía seis meses para trabajar en una empresa como arquitecta. Sus padres viajaron desde Monterrey, México, tras el incidente.

Luis Cabrales dijo que con la donación de los órganos de su hija se ayudará a más de nueve personas.

Con información de EFE

Foto: EFE

error: Alert: Content is protected !!