ONU pide al gobierno mexicano proteger y no atacar a mujeres manifestantes

México.- Especialistas en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidieron este viernes a las autoridades mexicanas “que protejan y no ataquen” a las mujeres que se manifiestan pacíficamente contra la violencia.

“No hay nada más irónico -e indignante- que el reciente espectáculo de la Policía atacando a las mujeres que protestaban contra la violencia y la muerte que las mujeres enfrentan todos los días en México”, dijeron expertos, según un boletín de la ONU-DH.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se celebra el 25 de noviembre, el organismo detalló que la violencia no puede utilizarse “en absoluto” para reprimir a las mujeres que solo quieren vivir una vida libre de violencia.

Expresó que el gobierno mexicano, a todos los niveles, tiene la obligación de crear un entorno en el que las mujeres puedan ejercer “con seguridad y plenamente su derecho a la libertad de reunión, sin miedo a represalias”.

Del mismo modo, dijo, debe garantizar que la fuerza solo se utilice como “último recurso” y de conformidad con el “principio de proporcionalidad que no se empleen armas letales” y que las mujeres no sean agredidas sexualmente en futuras protestas.

El pasado 10 de noviembre, la Policía local reprimió a tiros una protesta feminista en la ciudad de Cancún, en el suroriental estado de Quintana Roo.

La marcha se detonó por dos feminicidios ocurridos en dicha localidad en menos de 24 horas, uno de ellos el de Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, una joven de 20 años.

Durante la protesta, varios grupos de mujeres realizaron pintas y quemas en varias sedes como el edificio de la Fiscalía estatal y la Alcaldía del municipio.

Antes, el 27 de septiembre en Ciudad de México, centenares de policías rodearon a un grupo de feministas durante la marcha a favor de la legalización del aborto en todo el país, un choque que terminó en golpes y gas lacrimógeno, algo que las autoridades negaron.