No dejarán sus casas, aunque corran riesgo de morir

– “Protección Civil sí da un dictamen de desalojo, pero en ningún momento dijeron tengan acá una toalla, una chamarra, quienes vivimos acá estamos molestos”, aseveró uno de los afectados –

“Las pérdidas materiales se tendrán que resarcir y volver a reconstruir, sin embargo, la prioridad es salvaguardar la vida por ello quiero hacer un llamado respetuoso pero enérgico a la ciudadanía en el sentido de actuar”, pidió Elizabeth Hernández, secretaria De Protección Civil Municipal.

Al menos cinco viviendas del Ejido Francisco I. Madero, ubicado al oriente sur de la ciudad capital están en riesgo máximo por colapso, dos de ellas, ya son inhabitables, pero en el resto -y sigue incrementando el número de casas afectadas- los habitantes se niegan a salir, ya que no tienen otro lugar a dónde ir, pese a que autoridades municipales han ofrecido refugios temporales, sin embargo, temen perder el patrimonio que han construido durante años.

“Protección Civil sí da un dictamen de desalojo, pero en ningún momento dijeron tengan acá una toalla, una chamarra, quienes vivimos acá estamos molestos”, dijo Romeo Chamé De La Cruz, afectado.

Para estas familias -muchas de ellas de escasos recursos- dormir y habitar sus casas representa un riesgo constante y aunque saben que de por medio está en riesgo su vida, seguirán en ese lugar hasta que las autoridades den certeza de brindarles un espacio temporal, y así ayudarles a la reconstrucción de sus viviendas, pues esta situación se originó –de acuerdo a la misma Secretaría de Protección Civil–, por la construcción de una cancha, hecha por las mismas autoridades municipales hace más de 10 años.

“La vida de esto es enfermarse, estresarse, preocuparse porque muchas personas la verdad todos comentan dónde me voy, no tenemos dónde estar, dónde vivir, porque aquí hay gente que no tiene dónde vivir, son gente humilde, trabajadora que día a día se gana un peso”, explicó el afectado. (Fuente: Ana Liz Leyte/Aquínoticias)