Cuánto les cuesta de media un divorcio a los mexicanos y cómo gestionar este gasto

Sin duda alguna el divorcio representa una solución para aquellas parejas que han determinado que no pueden continuar con su vida en común y deciden llevar a cabo una separación formal, independientemente de las razones que los hayan motivado a tomar tal determinación.

Este proceso consiste en disolver el vínculo matrimonial a través de una sentencia emitida por un Juez Familiar o a través de una resolución administrativa dictada por un Juez del Registro Civil. Y el mismo implica a su vez un gasto económico.

Pérdidas que ocasiona un divorcio

Así como se invierte una cantidad de dinero para la celebración de una boda, también se requiere de un monto de dinero, generalmente considerable, para proceder a una gestión de divorcio, además de todo lo que involucra, como pérdida o disminución del patrimonio, daños psicológicos y emocionales, dependiendo de cada caso, y más aún cuando hay hijos de por medio.

Los gastos dependerán del tipo de divorcio que se lleve a cabo, de acuerdo a las condiciones y características del caso, así como de los honorarios profesionales del abogado.

Tipos de divorcio y su costo

1.- Divorcio voluntario, se da cuando la pareja decide de mutuo acuerdo disolver su matrimonio, para lo cual deben presentarse ante un registro o delegación para realizar la solicitud.

Previamente la pareja debe haber aprobado el convenio de divorcio voluntario. Obviamente se hace más complejo en los casos de parejas con hijos, bienes comunes, créditos bancarios mancomunados, entre otros.

Requiere un pago de derechos por 1.302 pesos en la Ciudad de México.

2.- Divorcio unilateral, corresponde a una solicitud unilateral, en la que basta que uno de los cónyuges exprese su deseo a solicitar el divorcio, sin necesidad de expresar la causa que lo lleva a tal decisión.

No incluye liquidación de la sociedad conyugal, la compensación, la guarda y custodia de los hijos menores y el pago de alimentos, por lo que, de ser necesario se requiere de demandas incidentales para canalizar estos puntos pendientes.

Requiere un pago de inscripción de 259 pesos, y los honorarios profesionales dependerán de algunos factores y del bufete, pero el costo inicial podría establecerse entre los 4.000 y 10.000 pesos, pudiendo alcanzar un total de 30.000 de acuerdo a la totalidad de trámites gestionados. También se puede canalizar un divorcio exprés.

3.- Divorcio administrativo, se gestiona ante el registro civil y solo aplica a parejas que para el momento de la solicitud no hayan tenido hijos juntos, tampoco que la cónyuge esté embarazada y deciden solicitar el divorcio de mutuo acuerdo o por conveniencia.

Será un juez quien se encargue de levantar el acta con la solicitud de divorcio y los documentos exigidos. Para que transcurrido un breve plazo (aproximadamente 15 días) reciban los documentos que los certifiquen como divorciados.

Requiere un pago de derechos por 1.302 pesos en la Ciudad de México.

4.- Modalidad de divorcios en línea, se trata de una modalidad gratuita que surgió a raíz de la pandemia del coronavirus. Solo aplica para la Ciudad de México, además, debe ser de mutuo acuerdo.

Los trámites se realizan completamente vía online, y se requiere del apoyo de un abogado para la asistencia en cuanto a la elaboración del escrito de la demanda y convenio de divorcio, el cual debe ser firmado y presentado en la plataforma del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

El abogado tiene derecho al pago de sus honorarios por los trámites realizados, los cuales podrían estar entre 6.000 y 10.000 pesos.

Gastos generales para un divorcio

Los gastos involucrados a un proceso de divorcio pueden ser muy variables ya que estarán sujetos a que cada caso es específico y a sus correspondientes complicaciones, para lo cual deberán cancelarse los honorarios profesionales al abogado encargado.

Los honorarios serán muy variables, dependiendo de la situación socioeconómica del cliente y las características del caso.

Los honorarios, gastos y costos, estarán en función de la zona del país donde sea requerido, el tipo de divorcio, la evolución del proceso con sus distintos aspectos a resolver y las instancias procesales a las que haya que acudir.

Un divorcio en el cual no se procrearon hijos ni se tienen bienes comunes será más sencillo y económico que undivorcio que implique aspectos familiares donde haya que definir la guarda y custodia de los hijos, su alimentación y la repartición de los bienes.

Los abogados de oficio no tienen honorarios, brindan defensoría legal gratuita a los ciudadanos que lo necesiten y no cuenten con los recursos para pagar un abogado privado. Solo generan algunos costos relacionados al pago de derechos de documentación.

Hay costos fijos para cada trámite, como, por ejemplo:

  • Un acta de matrimonio 77 pesos.
  • Escrituras originales del inmueble 1,395 pesos (Registro Público de la Propiedad), con un adicional de 6,050 pesos, según la superficie del inmueble.
  • Costo para la inscripción de la sentencia en el Registro Civil 259 pesos 
  • Pago de derechos por el divorcio administrativo ante el Registro Civil 1.302 pesos

Posibles soluciones disminuir los costos por un divorcio

Una alternativa para personas que no dispongan de los fondos suficientes para costear los trámites relacionados a un divorcio es acudir a los diversos bufetes jurídicos gratuitos, que dirigen su atención a personas de escasos recursos.

En Credy se puede obtener algunos préstamos rápidos que pueden representar gran ayuda para cubrir los costos de un proceso de divorcio, sin afectar la liquidez con la que se cuente. De manera muy sencilla y segura se puede solicitar hasta 30.000 pesos y recibirlos a la mayor brevedad.

Una recomendación final, la cual dependerá de una decisión muy privada de cada pareja, es que debería considerarse la opción de bienes separados antes de contraer nupcias, a fin de evitar conflictos mayores en caso de divorcio, o también establecer un contrato pre-nupcial donde se reflejen ciertas condiciones o acuerdos a corto y mediano plazo en caso de separación de la pareja.