Piden justicia para médico encarcelado injustamente

El pasado 18 de mayo el médico veterinario, Rafael Paredes Espinosa, de 68 años, originario de la ciudad de Arriaga, fue detenido arbitrariamente por agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) tras ser acusado por el delito de abigeato, integrándole la carpeta de investigación C.I. 001-097-2105-2021.

El hoy imputado fue trabajador por más de 30 años de una familia dedicada a la ganadería en Arriaga y al fallecer el propietario del rancho, los hijos decidieron despedir injustamente a algunos trabajadores con más de 30 años de antigüedad, sin liquidación conforme a la ley.

Cuando estos trabajadores exigieron el pago de su liquidación por los años trabajados, estos fueron amenazados y, en consecuencia, al médico Paredes le fue inventado el delito de abigeato por hurto de dos cabezas de ganado.

Los familiares refieren que se demostró ya ante la FGE y los jueces que dicho ganado había sido vendido en meses anteriores y el rancho donde se señalan que sucedieron los hechos de igual forma había sido vendido a la fecha que señalan los hechos imputados. 

De igual forma, testigos declararon haber estado con el médico veterinario en un rancho de otro municipio el día y la hora que le señalan en la carpeta de investigación; lo anterior no ha sido valorado conforme a derecho y se espera que en la próxima audiencia el juez de control se ciña a lo que establece la ley porque ya se habla de influyentismo y consigna.

Cabe señalar que el médico Paredes tiene una trayectoria reconocida profesional y moralmente ante la ciudadanía arriaguense, es por ello que diferentes sectores de la sociedad y ganaderos de la región le han patentizado su total apoyo ante estos lamentables hechos que causan un daño moral a su familia y que laceran a la sociedad por el cáncer de la corrupción en la procuración e impartición de justicia en Chiapas.

Este miércoles se llevó a cabo una marcha ciudadana y manifestación pacífica en apoyo del médico Paredes, misma que culminó en la presidencia municipal de Arriaga, en la cual la esposa del médico pidió justicia ante los medios de comunicación.

“Mi esposo está encarcelado injustamente por un delito que no cometió, integrándole una carpeta de investigación con testigos falsos y señalamientos infundados. Él tiene más de 50 días privado de su libertad, señalándose desde la primera audiencia irregularidades en el procedimiento, desde la orden de aprehensión hasta la vinculación a proceso”, aseveró.

Dijo que se han presentado pruebas testimoniales y documentales debidamente fundadas que acreditan la inocencia de su esposo y en consecuencia desacreditan los hechos que le son imputados. “Confiamos que dichas pruebas serán valoradas conforme a la ley”, sostuvo.

La esposa del médico le exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador una justicia apegada a derecho, “así también solicito la intervención del señor gobernador del Estado, Rutilio Escandón Cadenas, ante estos hechos de corrupción e influyentismo”. (Fuente: Retrospectiva)