Inverosímil

A ESTRIBOR

Por Juan Carlos Cal y Mayor

INVEROSÍMIL

Al igual que en Chiapas en Tabasco se presentó una elección con resultados que a la postre resultaron inverosímiles. Rodríguez Prats lo relata vivamente después de haber contendido en una elección en la que el químico Granier habiendo sido gobernador se presentó como candidato a la alcaldía de Villahermosa. Rodríguez Prats se pregunta cómo es que literalmente sin hacer campaña ganaron -al igual que en Chiapas- los candidatos de Morena por una diferencia hasta de 4 a 1.

Y no se trata de desconocer los resultados, pues para ello habría que tener elementos de prueba, pero es un hecho que el propio presidente López Obrador se metió de lleno en la contienda contraviniendo los llamados de los órganos electorales, fue el jefe de campaña. Fue quien desde sus mañaneras una y otra vez atacó al INE, a los medios de comunicación críticos y por supuesto a sus adversarios políticos. Aunque no apareció en las boletas como pretendía con el famoso referendo, la gente votó por él y su proyecto, sin importar quienes fueran sus candidatos.

ASISTENCIALISMO

El número de beneficiarios de los programas sociales de la 4T creció en un 65 por ciento del 2020 al 2021, al pasar de 12.8 millones a 21.1 millones que cuentan con un pago bimestral por estudiar, tener más de 65 años o sufrir alguna discapacidad permanente. De acuerdo con la base de datos abiertos del gobierno federal, entrega 11.7 millones de apoyos a estudiantes desde primaria hasta universidad, a 8.5 millones de adultos mayores, a 842 mil personas con discapacidad y a 184 mil hijos de madres trabajadoras.

Los recursos en el Programa Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez van desde 800 hasta 2 mil 400 pesos mensuales, resultado de un presupuesto de 69 mil 628 millones de pesos y el programa de Jóvenes construyendo el futuro incorporó para 2021 a nuevos beneficiarios para alcanzar medio millón. La beca a partir de este año tuvo un incremento en su monto mensual y pasó de 3 mil 748 pesos a 4 mil 310 pesos. Toda esa dispersión de recursos se ha realizado con absoluta opacidad y discrecionalidad.

Se infiere que la tarea de los superdelegados se ha mantenido con bajo perfil con el objetivo preciso de operar los programas sociales con fines electorales. Tampoco se aclaró nunca acerca de las cuadrillas de miles de jóvenes que recorrieron casa por casa, semanas previas a la elección y que se supone son los famosos Siervos de la Nación, constituidos en un ejercito a sueldo del gobierno federal con más de 18 mil por todo el país con salarios que sobrepasan los 10 mil pesos.

TODA LA CARNE AL ASADOR

Con el pretexto de la pandemia se adelantaron 3 meses de pago en varios programas y aunado a ello hubo una inyección de recursos adicionales en varios estados para realizar obra pública durante el proceso electoral y atender de primera mano quejas ciudadanas para darles inmediata solución. Tiraron literalmente toda la carne al asador para ganar la elección. Utilizaron como nunca antes los programas sociales y más que condicionarlos sirvieron de estímulo para votar por el proyecto de la 4t. Ante la crisis, el desempleo y la inflación de los productos de primera necesidad, los electores no quisieron arriesgar los beneficios que reciben generosa y directamente de Tata Amlo con las tarjetas del bienestar.

Por eso toda oferta distinta les resultó poco atractiva a estos millones de beneficiarios, ¿Para que arriesgar? ¿Qué van a saber de contrapesos y equilibrios de poder, de la autonomía de los órganos constitucionales o de que esto se esté convirtiendo en una autocracia? La necesidad es primero y con todo y eso solo votaron 16 millones a diferencia de los 30 millones que le dieron el triunfo en 2018 a López Obrador y eso fue suficiente para literalmente arrasar en algunos estados. A eso hay que agregar que, a decir del presidente, el crimen organizado “se portó bien”. No es entonces descabellado lo que sugieren algunos reportajes respecto de que metieron las manos en el proceso electoral a favor de un gobierno que les ha dado abrazos en vez de balazos. Por otra parte, el calambre que le metieron al gobernador de Tamaulipas. Una advertencia para amedrentar a los opositores con esa especie de Gestapo en que se ha convertido la UIF.

NO FUE SUFICIENTE

No fue suficiente la tragedia de la pandemia que acabó con la vida de al menos 235 mil mexicanos o el que surgieran escándalos de corrupción en la 4t a los que se ha tratado con absoluta displicencia. Tampoco que la economía este por los suelos y que la inseguridad esté a todo lo que da. Mientras haya un apoyo económico del cual sobrevivir, todos felices. Ante eso no hay Alianza u oposición que valga. Nuevo León se coció aparte porque los regios no viven del asistencialismo. El accidente en la línea 12 de metro, el cierre de comercios y restaurantes, la baja de empleos formales e informales parece que si hizo mella en la CDMX que quedó divida en dos.

AMLO siendo oposición lo habría llamado una burda elección de estado. Quienes participamos en el proceso y apostamos por concientizar con otros argumentos a los ciudadanos no pudimos hacer nada contra eso. Esa es la realidad. Ni más ni menos.