En nuestras manos

ENSALADA DE GRILLOS

Por Ciro Castillo

EN NUESTRAS MANOS

La mayoría de los mexicanos ya conocimos de los efectos del, hasta hace un año, desconocido nuevo coronavirus: COVID_19.

La enfermedad que comenzó en una ciudad china y ha dejado, oficialmente, casi 90 mil muertos en México, sorprendió a todos.

El gobierno en sus tres niveles, los legisladores, el Poder Judicial, el sector empresarial, las organizaciones religiosas, los medios de comunicación y la sociedad en general, hemos sido puestos a prueba.

El viernes la Secretaría de Salud presentó el semáforo epidemiológico que fungirá en los próximos 15 días, a partir de este lunes.

Solo un estado, Campeche, se mantiene en Semáforo Verde, y aunque el mismo Andrés Manuel López Obrador dijo que Chiapas podría ser la otra entidad en pasar a ese color, nos quedamos en amarillo, igual que otras 10 entidades.

La situación más compleja la vive Chihuahua, cuyas autoridades determinaron volver a Semáforo Rojo porque han tenido cifras muy altas de indicadores como casos y decesos. Otros 19 estados se mantienen en naranja, lo cual quiere decir que su situación es complicada y también podrían retroceder.

A estas alturas de la pandemia, algunos mexicanos todavía siguen pensando que la responsabilidad es de “papá gobierno”; sin embargo, ante una situación inédita, en realidad gran parte de la solución está en nuestras manos…

REALIDAD INELUDIBLE

Hugo López-Gatell ha insistido, cada que puede, en que durante 40 años no se avanzó en el sistema de salud.

Faltan médicos, enfermeras, infraestructura de calidad y la corrupción ha imperado.

Casi nadie quiere ir al IMSS, al ISSSTE, así como a instalaciones de salud porque no confían en la deficiente atención y en los malos servicios, acumulados.

A nuestro parecer, con fallas y una marcada inexperiencia, además de cierta soberbia, las autoridades sanitarias han hecho la parte que les corresponde.

Ello no quiere decir que los demás sectores, incluyéndonos, no tenemos más que quedarnos de brazos cruzados y esperar a que haya una vacuna, y entonces todo sea como antes.

Sí, los gobiernos municipales, aplicando las medidas sanitarias y tomando decisiones, tienen responsabilidad. Sí, los gobiernos estatales, garantizando médicos, medicinas y espacios hospitalarios, tienen responsabilidad. Sí, la federación, empezando por poner el ejemplo y garantizando el personal y los insumos tienen responsabilidad.

A pesar de ello, gran parte de los cuidados están en nuestras manos y tampoco podemos evadir nuestra responsabilidad…

CADA QUIÉN CON SU CADA CUAL

Bien dicen que, si no nos cuidamos nosotros, nadie nos cuidará, y sí, así funciona en el cuidado de la salud.

Si las autoridades de los tres niveles, así como los medios de comunicación, nos han machacado cuáles son los cuidados sanitarios a seguir, entonces qué esperamos para acatarlos.

Si un estado regresa al naranja y al rojo o, por el contrario, avanza al amarillo o al verde, no solo hay participación de las autoridades, sino también de la población.

Si nos dicen que nos lavemos las manos varias veces al día, que guardemos sana distancia, que evitemos el saludo de mano y beso, si nos sugieren usar cubrebocas en espacios cerrados, entonces qué esperamos.

Retroceder o avanzar en el semáforo epidemiológico no es cuestión de uno, sino de todos. Está en nuestras manos…