Raja política

ENSALADA DE GRILLOS

Por Ciro Castillo

RAJA POLÍTICA

La expresión “chucha cuerera”, que, dicen, proviene de España, hace referencia a alguien que es muy astuto (a) o hábil para resolver aquellas situaciones que se le van presentando en el camino, y éste es el caso de Andrés Manuel López Obrador.

Ahora está cobijado por la investidura presidencial y tiene a su conferencia mañanera como la máxima tribuna mediática nacional; sin embargo, esa habilidad para sacarle raja política a todo lo que se le atraviesa, seguramente está relacionada con más de 18 años en franca campaña, además de su paso por el PRI y el PRD.

Dos ejemplos muy recientes tienen que ver con una misma situación: la aplicación de la vacuna anti COVID19, de la cual México ha recibido unos 15 millones de dosis y aplicado casi 10 millones.

LA VACUNA DE AIRE

Este fin de semana, se “viralizó” el caso de una enfermera que en una instalación a cargo del IMSS, en Ciudad de México, aplicó “aire” en lugar de la correspondiente dosis de la vacuna contra el COVID19 a un adulto mayor.

El escándalo fue tal, que el Seguro Social, el Politécnico y la Secretaría de Salud de la capital del país tuvieron que ser sus aclaraciones respectivas, por separado.

Lo último que se supo es que la “enfermera voluntaria” cometió un error humano, el cual fue reparado de inmediato, pues a pesar de la denuncia en redes sociales, el adulto mayor recibió su correspondiente dosis de la vacuna que previene complicaciones del coronavirus.

A pesar de ello, el mandatario mexicano le sacó todo el jugo posible al hecho, entre el lunes y martes, arguyendo que, efectivamente pudo haberse tratado de un error humano, pero también un montaje.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Promoción de la Salud, su fiel soldado, le hizo segunda y, afirmó que, en efecto, se realizará una investigación, pero no se descarta cualquier hipótesis, incluso esa de que hubo un montaje o presiones para la enfermera.

QUE ME LA PONGO QUE ME LA PONGO

En otro asunto, pero también relacionado con el tema de la vacunación, la cual ha sido criticada por la debilitada oposición porque está usándose con fines electorales, AMLO ha dado largas a vacunarse contra el Sars-Cov-2.

En múltiples ocasiones ha abordado el tema desde distintos ángulos.

Ha pasado de decir que no se pondría la vacuna para que no dijeran que es igual que esos presidentes “machuchones” que se saltan la fila, hasta decir que expertos le recomendaron no ponérsela porque tiene suficientes anticuerpos.

El lunes, dijo que finalmente no se la pondría y este martes rectificó, argumentando que una segunda opinión médica le convenció de que se la ponga en unos 15 o 20 días.

No cabe duda que, podrán no agradarnos muchas formas del mandatario mexicano; sin embargo, nadie le puede regatear la capacidad que tiene para sacarle raja a algo tan simple como los dos segundos que tarda una persona en recibir la vacuna contra el COVID19.