Antihéroes: un mercado recientemente explotado en la historia del cine

Mucho se ha ofertado, por medio de las principales productoras, de los superhéroes más famosos de los cómics en las grandes pantallas de todo el mundo. Desde Superman, Spiderman y otros menos conocidos, tales como Kick Ass, resulta interesante lo atrayente que puede ser ver a personas con poderes, realizar sus acciones bajo un contexto real.

Esta práctica, que se ha desarrollado desde el siglo anterior hasta nuestros días, trae consigo un producto tradicional para las últimas generaciones. Debido a esto, poco impresionó cuando las grandes productoras decidieron innovar y dieron luz verde a películas que detallaban a otros personajes, unos que se cuestionan fervientemente si el hacer siempre el bien es lo correcto.

De esta manera nace el cine de los antihéroes, una parcela del séptimo arte muy poco desarrollada pero que deja en los personajes protagonistas una explicación concisa y detallada de quiénes son y por qué hacen lo que hacen. Si bien para muchos las formas e ideales que rigen a estos personajes está basado en la locura o en un trauma vivido, lo cierto es que para muchos otros no es difícil apoyar o argumentar a favor de las acciones de los mismos: unos que viven por y para la venganza contra aquellos que les desgraciaron su vida.

Con esta premisa, nacen los personajes más conocidos de este tipo: carismáticos como Deadpool, Travis Bickle, hasta otros más oscuros como Hannibal y Arthur Fleck. Son algunos de aquellos personajes que, bajo sistemas morales muy debatibles, buscan cumplir una meta nacida por una injusticia que aconteció durante sus vidas. Todo ello es analizado de manera exhaustiva en una reciente infografía del casino en línea Betway.

Claro está, el apoyo a estos personajes ha sido abrumador desde que estaban en pequeñas obras literarias y como personajes secundarios. El solo imaginar que estos serían adaptados a la gran pantalla y bajo caras de actores reconocidos, solo trajo consigo aún más aficionados que, por mera curiosidad, querían observar cómo tipos enmascarados o personajes extravagantes se convierten en unos antónimos de los grandes superhéroes del mercado.

Actualmente, este mercado trae consigo las mejores producciones jamás vistas. Desde el nuevo Joker, estrenado hace solo un año, hasta las esperadas secuelas de Deadpool, estos personajes apenas y están comenzando a ser explotados en las pantallas grandes y chicas. Solo es cuestión de tiempo para que este mercado se consolide con la misma solidez que apunta el de aquellos que obran con bien sin mirar a quién, bajo un segmento de mercado fiel y con los mismos reflectores que existen para cada estreno anual de sus principales grupos o individualidades.