Continuará…

ENSALADA DE GRILLOS

Por Ciro Castillo

CONTINUARÁ…

Lo peor que le podrían hacer a Andrés Manuel López Obrador es quitarle su mañanera, convertida en su principal herramienta mediática y de campaña permanente.

Durante las dos semanas que el mandatario estuvo aislado a causa del COVID19, la conferencia matutina, única en el mundo, prosiguió; sin embargo, no fue lo mismo, por más esfuerzos que hizo doña Olga Sánchez Cordero, titular de Gobernación.

Por la importancia de este ejercicio que él llama “circular”, aunque a veces más parece unidireccional, es que hace algunas semanas se armó la polémica cuando el INE pretendió establecer ciertos lineamientos que fueron rebotados en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

A pesar de ello, el INE y el propio Tribunal han insistido: no se busca prohibir las conferencias mañaneras porque se trata de un ejercicio de libre expresión; sin embargo, sí hay temas que no deberían tocarse cuando empiecen las campañas, además de que no debe haber una transmisión continua porque entonces estaría empujando a Morena, el partido en el poder y el partido a vencer…

QUÉ SÍ Y QUÉ NO

La semana pasada, cuando se informó que el TEPJF anunció que había echado para abajo el acuerdo del INE, referente a las conferencias matutinas, todos interpretamos que se le había dado luz verde al Presidente de México para hablar de lo que quisiera en sus mañaneras.

AMLO festejó que no hubiera censura y, en medio de críticas, José Luis Vargas Valdés, presidente del TEPJF, salió a ofrecer una serie de entrevistas en medios de comunicación para equilibrar la balanza.

Aseguró que el caso no está resuelto en el fondo todavía, pues “hay seis juicios en turno, para hacer una sola determinación en torno al contenido y los alcances de las mañaneras.”

La Constitución dice que los mandatarios tienen derecho de comunicar tres rubros en cualquier momento: educación, salud y la protección civil, expresó Vargas Valdés, tras una andanada de críticas de los amlistas y opositores.

Los seguidores de Obrador festejaron que se permitiera que las mañaneras siguieran adelante porque consideran que es libre expresión, a pesar de que la Ley Electoral fue creada porque AMLO, cuando era oposición, criticó que Fox y Calderón metieran sus narices y opinaran de la contienda.

Los detractores de Obrador, criticaron al TEPJF, porque consideraron que estaba permitiendo que la mañanera siguiera siendo un espacio desde donde, el Presidente hace campaña a favor de Morena y ataca a los partidos opositores, como el PAN, el PRD y el PRI, ahora hermanitos.

“Es válida la espontaneidad de la entrevista, mientras no caigan en la falta de neutralidad y en tratar de dañar a cierta persona.

Lo que existe evidentemente es un señalamiento, en la cual la máxima autoridad puede determinar violaciones al proceso electoral, pues como sucedió en 2006 pueden estar vinculadas con el principio de la legalidad del proceso mismo.

Es una responsabilidad de Estado, entre todos cuidar el proceso electoral”, dijo Vargas Valdés el viernes, en entrevista con Leonardo Curzio.

-¿Si habla de Salud, Educación y PC, no pasa nada? Pero si se transmite completamente la mañanera en los canales, preguntó el periodista.

-Quien se enfrenta a una serie de problemas fuertes son los concesionarios y medios de comunicación porque si ellos transmiten los contenidos íntegros y estos tienen algún tipo de vicio, podrían tener problemas, respondió el magistrado.

-¿La mañanera sigue, pero verá qué temas puede abordar?-Lo que tenemos qué ponderar es también el derecho a la información y el derecho a la libertad de expresión, dijo Vargas Valdés, quien aseguró que esta película no ha terminado. Continuará…