El futuro de los pagos digitales en México

México.- La mano invisible del mercado es imparable, e incluso en esta Nueva Normalidad, la economía ha encontrado maneras de evolucionar para adaptarse. Debido a la pandemia global de coronavirus, al igual que las medidas sanitarias impuestas por el gobierno, muchas empresas mexicanas se han visto obligadas a frenar en seco sus actividades. Algunas han abierto a un porcentaje de la capacidad original de sus instalaciones. Otras han aún no han podido abrir. Otras ya no abrirán más.

Unas cuantas, sin embargo, han dado con una alternativa: el comercio y los pagos digitales. Según Adyen, una plataforma de pagos en línea, son cada vez más los negocios que abren sus ojos a esta solución. Para algunos, cuyo negocio gira desde siempre en torno al mundo digital, esto no es nada nuevo. Así, lo que antes eran métodos de pago de casinos online mexicanos, los videojuegos y otras industrias principal o exclusivamente digitales ahora han pasado a ser usados por las tiendas, tanto las más pequeñas como las pertenecientes a gigantes internacionales, solo por dar un ejemplo.

Por su parte, Rapyd, una compañía Fintech as a Service, anunció que lanzaría una solución de pagos locales para México, la cual permitirá a las empresas acceder a todos los métodos de pago locales a través de su plataforma. De este modo, las empresas físicas mexicanas aceptarían métodos de pago de uso común en el mundo del e-commerce, o comercio electrónico, como los son las tarjetas de débito y crédito, transferencias bancarias e incluso permanecería la opción de pagos en efectivo.

México es uno de los mercados de alto crecimiento de América Latina. Nuestro lanzamiento integral contribuirá en gran medida a la creciente economía de México, ayudando a las empresas locales a digitalizar la aceptación de todos los métodos de pago en los mercados de comercio electrónico, plataformas digitales, y otros”, declaró Eric Rosenthal, vicepresidente y director gerente de Rapyd para el continente americano.

Sin embargo, cabe hacer la aclaración de que, si el disparo en la adopción de estos métodos de pago es a consecuencia principalmente de la pandemia de COVID-19, es muy poco probable que haya un retorno al uso de efectivo en el mostrador incluso una vez se relajen las medidas sanitarias, pues estas nuevas opciones nos permiten disfrutar de los mismos productos y servicios, pero desde la comodidad y seguridad de nuestro hogar.