¿Punto de quiebre?

Ensalada de Grillos
¿Punto de quiebre?
Por Ciro Castillo

Todos los gobiernos tienen un punto de quiebre, dicen los que analizan la política, que no siempre resultan ser tan acertados, hay que decirlo.

Felipe Calderón Hinojosa, por ejemplo, con su declaración de guerra al narcotráfico, aunque haya tenido cierta razón, es recordado como el que alborotó el avispero.

Cuentan que Enrique Peña Nieto perdió todo control del país cuando logró aprobar aquella serie de reformas que fueron llamadas pomposamente, estructurales.

La pregunta es ahora mismo: ¿cuál será el punto de quiebre del sexenio de Andrés Manuel López Obrador?

Lo preguntamos porque estamos a unos días de que se cumplan cuatro años de su triunfo electoral de la autollamada Cuarta Transformación y al tabasqueño lo siguen adorando sus seguidores.

Pasan los meses y, pese a los ataques en muchos medios de comunicación, más libres que antes, el fundador de Morena sigue teniendo un nicho de electores que le perdonan todo.

En varias de las encuestas, hay expresado un descontento y duda respecto al trabajo que ejerce todo el aparato de gobierno; sin embargo, los “amlovers” siguen defendiendo a capa y espada a López Obrador.

Le consideran buena persona. Opinan que ha hecho su mejor esfuerzo para cambiar el rumbo del país, pero que “no son enchiladas”. Piensan que los que le critican le tienen “mala leche” y que mucho de lo que ahora acontece es herencia del pasado.

Cuando no tenía mucho de haber iniciado su sexenio, se pensó que aquella tragedia en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde un estallido a causa del “huachicoleo” (dejó en enero de 2019 137 muertos), mancharía su sexenio.

Cuando él tomó la decisión de liberar (un jueves de octubre de 2019) a uno de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, las críticas fueron duras, pero la percepción que un sector de la población tiene de él no cambió mucho que digamos.

Ha subido la gasolina, ha subido la luz, ahora mismo hay un importante problema inflacionario y las cifras de homicidios, lejos de bajar, continúan en aumento, pero la popularidad de AMLO prácticamente sigue intacta.

El último acontecimiento, que se suma a más de 124 mil víctimas de la violencia, acumuladas durante el sexenio, fue el de dos sacerdotes jesuitas asesinados en una comunidad de Chihuahua.

Este hecho, por la notoriedad que tiene la comunidad jesuita y por su labor en las zonas más pobres del mundo, fue noticia internacional.

Dicen, opinan y estiman, quienes analizan el acontecer nacional, que este sí podría ser en el sexenio lopezobradorista un punto de quiebre…

Narraciones

Las narraciones en los distintos medios de comunicación nacionales e internacionales indican que un sujeto a quien se conocía como “El Chueco” secuestró a un guía de turistas (otras versiones dicen que fueron más personas).

Por alguna razón que no está muy clara, este sujeto llegó hasta la iglesia de Cerocahui, en la Sierra Tarahumara, donde se encontraban los dos sacerdotes Javier Campos, de 79 años, y Joaquín Mora, de 80, con todo un historial de ayuda a la población de esa zona del país, como otras, marginada y alejada de “la mano de Dios”.

Esta región, cuenta la agencia AP, en una de sus entregas, es atractiva para el turismo por sus imponentes montañas y vistas, pero también para el narcotráfico, pues ahí se puede sembrar mariguana y amapola con cierta “libertad”.

Los sacerdotes habrían tratado de impedir que el integrante del crimen organizado, a quien habrían conocido porque era conocido en toda la región, terminara con la vida del guía de turistas, presuntamente por una diferencia después de un partido de beisbol.

Algo habría encendido al sujeto, quien terminó con la vida de los religiosos cuya muerte cimbró al país y al mundo. Hasta el Papa Francisco condenó los hechos y criticó la violencia que hay en México.

Un convoy de militares, unos 250, fue enviado a la región para que, junto con autoridades estatales, rescataran a como diera lugar a los cuerpos.

El operativo fue exitoso, aunque no así la captura de “El Chueco”, quien podría estar muerto o del otro lado de la frontera.

Como hayan sido los hechos y sin saber todavía cuáles serán los efectos de este doble homicidio de dos sacerdotes, la única explicación cuerda es que “El Chueco” se placeaba con total libertad por una sola palabra: impunidad…

Aderezos

-Francisco Javier Alfonzo Linares, un venezolano de 2.23 metros, causó furor en el municipio de Tapachula por su espigada figura. Su sueño, contó, es jugar en la NBA en Estados Unidos. Son historias que trae consigo la migración…

-Muchos ponen barras de colores para solidarizarse con la comunidad LGBTTQ+ que celebra con orgullo, por estos días, la diversidad sexual. La realidad es cruda, pero real: sigue habiendo demasiada discriminación…

-En Morena ya comenzó la guerra interna. Aquí mismo en Chiapas, los fundadores del partido temen ser excluidos para dar paso a los “neomorenistas”. No sería la primera vez…

error: Alert: Content is protected !!