Juego de béisbol desató ira de “El Chueco” en Cerocahui

México.- El fiscal General del Estado (FGE) de Chihuahua, Roberto Javier Fierro Duarte, precisó que los trabajos de investigación y las diligencias efectuadas a cargo de su equipo multidisciplinario, han podido establecer y obtener datos relevantes entorno a los dos hechos distintos suscitados el pasado 21 de junio en Cerocahui, municipio de Urique.

“Se atendió el reporte de que José Noriel Portillo, El Chueco, arribó a un domicilio a fin de localizar a Paul N., ya que días antes se realizó un juego de beisbol, en el que participó un equipo patrocinado por El Chueco y tras haber sido derrotado, se generó una disputa con el otro equipo, en el que contendían los hermanos Paul y Armando N”, mencionó el fiscal en conferencia de prensa.

De acuerdo a las versiones de diversos testigos, El Chueco detonó un arma de fuego en contra de Paul N. y privó de la libertad a Armando N., quienes aún son buscados y prendió fuego a la vivienda, además, una mujer y un menor de edad, quienes tienen un vínculo con las víctimas, fueron reportados como privados de la libertad, pero ellos se retiraron del lugar sanos y salvos.

Horas más tarde, en un hotel y según algunos testigos, el guía de turistas Pedro Palma interactuó con El Chueco y posteriormente fue privado de la libertad. Indican las declaraciones que escapó y llegó policontundido al templo del pueblo, donde fue auxiliado por los sacerdotes, quienes fueron asesinados por proyectil de arma de fuego y cuyos cuerpo se llevó el agresor:

“Entrevistas ministeriales señalan como autor de estos hechos a El Chueco; de tal forma que la FGE acordó la publicación de una recompensa de hasta cinco millones de pesos para su captura”.

Y que los cuerpos de los sacerdotes jesuitas, Javier Campos y Joaquín Mora, así como del guía de turistas Pedro Palma, fueron localizados en la comunidad de Pitorreal, municipio de Batopilas.

Con información de 24 Horas

Foto: 24 Horas

error: Alert: Content is protected !!