Convergencia de influenza y COVID-19 tensan a la salud pública de México

México.- La llegada de la influenza estacional en plena pandemia del COVID-19, que suma casi 800 mil contagiados y cerca de 83 mil muertos, ha hecho converger a dos enfermedades que, por su gravedad y letalidad, han creado tensión en la salud pública de México.

“Si estas enfermedades se llegan a mezclar, habrá una presión hospitalaria extra”, explicó a Efe el doctor Alejandro Macías. Y advirtió que “ningún país está preparado para una sindemia”, en referencia a la suma de dos o más epidemias o brotes de enfermedades en una población.

A finales de septiembre, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, afirmó que en todos los países “existe la posibilidad de que durante la temporada fría del año, que es precisamente la de influenza, haya repunte de la epidemia” del COVID-19.

Advirtió que habría un incremento gradual de casos y el punto máximo será entre diciembre y enero. Y después empezará la disminución, sostuvo.

Roxana Trejo, gerente de la Unidad de Epidemiología del Centro Médico ABC, explicó que la influenza y el COVID-19 son virus diferentes, pero que tienen un comportamiento muy similar, especialmente durante los primeros síntomas.

Sin embargo, recordó, el coronavirus es más letal y puede dejar daños no sólo en los pulmones sino también en corazón, riñones, cerebro, entre otros. Mientras que la influenza puede complicarse en más grupos de edad.

“Las poblaciones más vulnerables son los niños menores de cinco años, personas mayores de 60 años y mujeres embarazadas”, manifestó.

En la última temporada de influenza 2019-2020, que cerró el pasado abril, el número de casos reportados fue de mil 212 con 45 muertes asociadas con este padecimiento.

Sin embargo, debido a que la medición solo es en unidades centinela (de vigilancia epidemiológica), la cifra real de muertos por influenza cada año, de acuerdo con cifras oficiales, es en promedio entre 15 mil y 18 mil personas.