Las pretensiones de López Obrador

Í N D I C E

Por Ruperto Portela Alvarado

UN PENSAMIENTO DEFINIDO

Desde los inicios de este gobierno de la cuarta transformación me he preguntado ¿cuál es el fin y objetivo del Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR al cometer demasiados errores y caprichos durante los tres años que lleva su administración si es que son intencionales y definidos? De entrada, lo califiqué de ignorante de la “cosa pública” e inclusive de la política económica y social.

He de tener fijado ese concepto de un personaje sin preparación académica, ignorante, megalómano, ofensor, incongruente, pendenciero, detractor, injuriante sin pruebas y destructor de los organismos oficiales desde su expresión: “al diablo las instituciones”. Creí que todo esto solo era un arranque de histeria del LÓPEZ OBRADOR impulsivo e irrefrenable como parte de su naturaleza y una estrategia política de campaña hacia la Presidencia de la República.

Son muy simples los recuentos de daños que ha ocasionado la miopía política-administrativa de quien actúa como Mesías y les habla a sus feligreses con las palabras y simbolismos que ellos quieren oir, inclusive de sumisión y sometimiento. Pudiera decir que a ese sector poco reflexivo y analítico que algunos llaman de manera despectiva, “Amlovers”, “defensores oficiosos”, “feligreses” y “chairos”, el Prejimiente los tiene bien medidos en su mentalidad restringida, comprometidos con su proyecto de “cuarta transformación.

Son esos mismos los que sostienen a LÓPEZ OBRADOR en su alto grado de egolatría y autoritarismo de creyente de tener la verdad absoluta, con índices de aceptación a su persona hasta de 70 por ciento. Más no así lo que se refiere a su gobierno que pudiera tener una calificación de 34 a 38 por ciento.

Mi tesis sería que todo eso que hace el Prejimiente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR es adrede, premeditado y con toda intención, para cumplir su objetivo de crear inestabilidad social, política y económica que lo lleve al pretexto de instaurar una dictadura o resolver el asunto con la reelección en 2024. Todavía en las circunstancias que se viven en el país, para unos ciudadanos es malo y para otros, muy bueno.

Hoy quiero reflexionar sobre esa actitud y conducta de LÓPEZ OBRADOR, que para muchos analistas políticos, de seguridad nacional, economía y temas sociales, representa un retroceso a los años 70 de populismo, derroche y corrupción de los gobiernos de LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ y JOSÉ LÓPEZ PORTILLO Y PACHECO, a los que evoca con sus actos,   reflejándose con tintes de “socialismo trasnochado” y muy peligroso.

Desde la perspectiva de los pensamientos filosóficos que en política menciona el escritor OSCAR WALLACE en una de sus obras, “aquellos gobiernos calificados de populistas que promueven la división social, los conflictos sociales; el enfrentamiento entre los ciudadanos, con el ingrediente de malas decisiones políticas, económicas y sociales, en detrimento de las finanzas públicas, conlleva a mantener el poder y buscar su permanencia en un régimen dictatorial”.

Casualmente, esas lecciones de OSCAR WALLACE, son las que LÓPEZ OBRADOR está aplicando en México con la promoción del enfrentamiento y división entre los mexicanos a los que califica de: pobres y ricos; malos y buenos: pueblo sabio y fifís; liberales y conservadores; honestos y corruptos, asegurándose a sí mismo, que “no somos iguales”.

Se entiende el objetivo de instaurar una dictadura con  la prisa de crear el caos, los conflictos sociales que no terminan; el abuso de autoridad, las manifestaciones, la falta de medicinas; la reducción del presupuesto para educación y salud; la desaparición de las guarderías; la suspensión de la obra del aeropuerto de Texcoco que convirtió en un parque ecológico, al igual detuvo la construcción de una cervecería en Mexicali como el gasoducto de Texas a Tuxpan, Veracruz con el consiguiente pago de indemnizaciones por más de UN BILLÓN DE PESOS.

En esos temas de vital importancia para México y los mexicanos es a lo que nos debemos enfocar en nuestras críticas, demandas y acusaciones y no en las trivialidades que rodean a LÓPEZ OBRADOR y sus mañaneras que solo sirven para desviar los asuntos prioritarios de los chismes y cortinas de humo que provoca para esconder sus errores y perversidades.

Es grave la situación que se vive en México y más peligrosa la permanencia de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR en la Presidencia de la República acaparando el poder omnímodo y absoluto en su persona. Y no hay que ir muy lejos para creer que vamos a una dictadura cuando los parámetros de gobierno que tiene “El Jefe Supremo” es el del “Chavismo” en Venezuela con NICOLÁS MADURO; el “Castrista” en Cuba de Fidel y Raúl Castro y ahora con MIGUEL DÍAZ-CANEL; inclusive, los pensamientos de su amigo JUAN EVO MORALES AYMA quien tuvo una permanencia en la Presidencia de Bolivia de 13 años, desde el 22 de enero de 2006 al 10 de noviembre de 2019.

Con estos antecedentes, lo que se observa y analiza de este gobierno, lo que pudiera argumentar es que, el proceder del Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR responde a un plan definido de que, entre el caos, las desorganización social, los conflictos y la división de la ciudadanía está su objetivo de llegar a permanecer en la primera magistratura e imponer un régimen de dictadura como el que ya se ha corroborado en estos más de tres años de su administración con el control absoluto de las decisiones.

Dejo para el análisis, la reflexión y los comentarios, este punto de vista que seguramente tendrá mucha crítica desde la perspectiva de los seguidores de LÓPEZ OBRADOR y lo que para ellos representa. Solo que, a medida que pasa el tiempo, aquellos que se relumbraron con las palabras del iluminado “Mesías” y votaron por él, van a la resta con voces altisonantes, desilusionados y en contra. Lo demás será cuestión de tiempo…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

error: Alert: Content is protected !!