Puente que colapsó en Miami tenía grietas más amplias de lo que se creía