Brasil registró el 2017 como el año más violento