Inseguridad, ahuyenta el turismo