Juan Pablo Gil aprendió a controlar sus emociones